Presentación de la Fundación Tutelar de La Rioja

La Fundación Tutelar de La Rioja se constituye en el año 2003 como entidad sin animo de lucro, por iniciativa pública, con personalidad jurídica propia y plena capacidad de obrar para el desempeño de los fines atribuidos, entre otros: el ejercicio de la tutela y curatela de las personas mayores de edad incapacitadas judicialmente, cuando la autoridad judicial encomiende dicho ejercicio a la Comunidad Autónoma, así como la administración de sus bienes y la guarda y protección de los bienes de los menores desamparados tutelados por la Comunidad Autónoma de La Rioja.

Principalmente se pretende que siendo una Fundación pública, se pueda dar una respuesta más adecuada, prestando una atención especializada y permanente a las, cada vez mayores, dificultades y complicaciones sociales que surgen de la atención a estas personas que ven sus capacidades limitadas.

Con su creación se posibilita que exista una institución que pueda prestar el apoyo necesario a las personas mayores de edad incapacitadas legalmente, cuando no sea posible el nombramiento de tutor respecto de las personas -familiares- llamadas a ejercer la tutela, bien por inexistencia, no idoneidad o inhibición de los mismos.

El principal objetivo de la Fundación es el ejercicio de las tutelas, curatelas u otras figuras de guarda, representando legalmente y asistiendo a las personas que la autoridad judicial nos encomiende.

Para ello la actuación se estructura en dos aspectos fundamentales:

1) Dimensión personal

- Atender sus necesidades reales: familiares y sociales, vivienda, económica, trabajo, ocio…
- Seguimiento de la persona tutelada
- Procurar la mejora de la calidad de vida y bienestar de las personas.
- Velar por el respeto a sus derechos, así como propiciar un trato afectivo y humano, en la medida de cada posibilidad.

2) Dimensión patrimonial

- Administración de bienes y gestión individualizada de sus patrimonios
- Búsqueda de recursos para cada persona, tramitar prestaciones y ayudas, para garantizar su mejor bienestar.

Así mismo, se considera importante que la sociedad conozca los fines propios de la entidad y que pueda ser utilizado por todos los riojanos que tengan en su entorno personas con limitaciones de sus capacidades cognitivas y volutivas.

Por ello la actuación de la Fundación tiene dos vertientes, una interna, de atención a las personas incapacitadas de las cuales se ostenta la representación legal o alguna figura de guarda, sabiendo que están necesitados de especial protección. Y una externa, cuyo objetivo es la sensibilización y concienciación social para que exista un mayor compromiso y se mejore y trabaje, para lograr una mayor atención a las personas incapacitadas judicialmente; y ante todo, se entienda la intervención como medida de protección y siempre en el mejor beneficio de la persona incapacitada judicialmente. Así como información y asesoramiento a personas o familiares que ostenten cargos tutelares o se encuentran en proceso o en situación de iniciar un procedimiento de incapacidad.